¿Cómo elegir el Médico Veterinario para tu perro?

Por: Equipo Edupet Santiago Los perros no son sólo mascotas, son parte de la familia. Y por esto mismo, una de las decisiones más importantes es la elección del veterinario, en cuyas manos pondremos la vida de nuestros queridos peludos. Son diversos factores los que influyen en esta elección, y nosotros queremos compartir nuestros tips para tomar la decisión más adecuada, según las necesidades que tengan nuestros animales de compañía.

1.) Certificaciones y títulos: Lo primero, y más importante, es asegurarnos que el médico veterinario (tanto si elegimos atención a domicilio, hospital o clínica), posea un título universitario acreditado y comprobable, e idealmente también posea post títulos/post grados, cursos de especialización, certificados de actualizaciones y congresos. Lamentablemente, existen muchos “falsos veterinarios” que pueden causar un tremendo daño a nuestras mascotas, sin mencionar que esto es ilegal. Cabe mencionar que, si bien un alumno de     medicina veterinaria o un técnico veterinario nos pueden aconsejar y orientar con algunas dudas, estos no están calificados para ejercer las labores de un médico veterinario, ni siquiera una consulta o una vacuna.

2)   ¿Elegir un hospital para todo, o un médico de cabecera que derive sólo cuando haga falta? Ambas decisiones son totalmente válidas. Depende de nuestras necesidades (o las de nuestro perro), horarios de trabajo, cercanía, etc. Por ejemplo, si tenemos 5 perros, es más cómodo que el médico vaya a domicilio a realizar sus controles, que llevar los 5 perros a una clínica. También es recomendable un médico/clínica/hospital con tiempos más flexibles si nuestros horarios de trabajo son complejos. Por otra parte, si nuestro perro tiene varias enfermedades, lo más recomendable sería elegir una clínica u hospital multidisciplinario que tenga todos los especialistas, y así poder cubrir todas sus necesidades según vaya requiriendo.

Un tip importante: en el caso de optar por un médico de cabecera o una consulta diurna (sin hospital ni urgencias), debemos solicitarles que nos recomienden un “hospital 24 horas” para las urgencias y hospitalizaciones que ellos no puedan realizar. En el caso de las clínicas y hospitales, es fundamental analizar la higiene y calidad de las instalaciones, así como el equipamiento que estos tengan.

3) Elegir con antelación: Nunca debemos esperar a tener una urgencia para elegir nuestro veterinario, pues podemos equivocarnos al tomar una decisión apresurada. Es algo muy importante que se debe analizar a consciencia y con tiempo, considerando todos los factores necesarios para hacer la mejor elección. 4) Localización: Tener la clínica cerca es ideal, pero a veces nuestro veterinario favorito o de confianza queda lejos de casa. En estos casos, recomendamos tener una opción alternativa que nos quede cerca, en caso de emergencia.

5) Calidad profesional y humana: Este es uno de los puntos más relevantes. Necesitamos profesionales capacitados, con experiencia, que lleguen a buenos diagnósticos, que se actualicen, que sepan explicarnos todo y que se den el tiempo a contestar todas nuestras preguntas, que realmente se preocupen de nuestros peludos y que sepan cuándo corresponde derivar a otro especialista. Es esencial que tengan buen manejo, calidez y buen trato con nuestros perros, y que hagan la experiencia lo más grata posible tanto para nosotros como para nuestras queridas mascotas.

Nuestros Consejos Elige un médico o un lugar que te inspiren confianza, donde sientas que saben lo que hacen y que tu pequeño estará en buenas manos cuando quede a su cargo. También puedes pedir recomendaciones a amigos y familiares para buscar opciones de confianza. No elijas en base a los precios. Lamentablemente la gente se deja llevar por la parte económica, y no por la calidad profesional. Muchas veces, lo barato cuesta caro. Te recomendamos optar por las clínicas y hospitales “dog friendly”: donde tanto los profesionales como el lugar estén lo más adecuado posible para el bienestar de los animales (por ejemplo, el uso de alfombras antideslizantes, revisar a los perros grandes en el suelo, separación de gatos y perros, etc.).

No existe un “médico sabelotodo”. Elige el médico de la especialidad que corresponda según lo que necesite tu perro. También es esencial que nuestro veterinario se dedique exclusivamente a la medicina de animales de compañía. Un médico que atienda caballos, vacas, perros y loros estará menos especializado y menos actualizado en medicina canina, que quien se dedique únicamente a ello.

Artículos Relacionados

Se agranda la familia: ¿cómo preparar al perro para recibir un bebé?

Preparar a las mascotas para la llegada de un bebé a la familia es un tema fundamental en el logro de una convivencia armoniosa...

Leer Más

Adopción de mascotas: un compromiso de por vida.

La adopción puede significar un positivo cambio de vida, sin embargo, si estás pensando en hacerlo, debes tener en cuenta varios factores antes de...

Leer Más