Convivencia entre perros y gatos: Aprendiendo desde cachorros

Por: Equipo Edupet Santiago En el desarrollo del perro existen períodos conocidos como sensibles, que marcan su comportamiento en etapas futuras. Dentro de estos periodos está el de socialización, que transcurre entre aproximadamente entre la 3ra y 12ava semanas de vida y es cuando se producen los cambios más importantes y la mayoría de los aprendizajes:

  • Se produce un desarrollo muy rápido de la conducta exploratoria y de juego
  • Aprenden a reconocer y habituarse a estímulos medio ambientales a los que se enfrentan cotidianamente.
  • Comienzan a aprender a comunicarse visualmente con sus pares (expresiones faciales y del cuerpo)
  • Aprenden a socializar con otros perros, pero también con personas y otros animales.

En lo que respecta a la socialización con otras especies (socialización interespecífica), como lo son los gatos, es importante que se realicen presentaciones supervisadas, primero no de forma directa, pero que permitan reconocer el olor del otro, escuchar las vocalizaciones del otro y luego ir avanzando en presentaciones directas, controladas, de corta duración y siempre supervisadas, para finalmente llegar a convivencia por tiempos extensos. Idealmente, para guiar este proceso consulta con un etólogo clínico.

Además, es recomendable, paralelamente contar con entrenamiento básico en el cachorro o perro adulto, de manera de tener un control amable de éste, a través de la solicitud de comandos como “sentado”, “echado”, “quieto”, que pueden ayudar mucho en situaciones en que los perros podrían exacerbar comportamientos exploratorios, cuando les llama la atención algún estímulo nuevo, como por ejemplo la presentación de un gato.

La utilización de refuerzos positivos en las interacciones entre perros y gatos es de gran ayuda para lograr una convivencia armoniosa, para lo cual se pueden utilizar premios de comida (trozos pequeños de galletas o snacks para perros aprobados por su médico veterinario de cabecera), también refuerzos de actividad, como juego o paseo, o bien premios sociales, utilizando palabras de aprobación (“muy bien!) o acariciando.   Respetar los espacios individuales de perros y gatos es fundamental en el éxito de ésta convivencia interespecífica, por lo que debes dedicar tiempo individual a cada uno de las mascotas.

Por último, contar con enriquecimiento ambiental adecuado para cada especie, ayudará a posibilitar espacios y actividades específicas para cada animal.

Artículos Relacionados

La cola del perro: movimientos, significados e importancia

La dificultad para comprender las emociones de los perros podría estar dada en parte por la tendencia de las personas a pensar que los...

Leer Más

Se agranda la familia: ¿cómo preparar al perro para recibir un bebé?

Preparar a las mascotas para la llegada de un bebé a la familia es un tema fundamental en el logro de una convivencia armoniosa...

Leer Más